Tras estos 2 años de vivir en Francia, no podría estar más entusiasmado con mis estudios.

 
Julio Canezudo

Mis estudios en Strasbourg (Classes Préparatoires aux Grandes Ecoles d'Ingénieur) fueron exitosos en la medida en que logré integrar una escuela bastante buena. Sin embargo, la dificultad en cuanto a la barrera del idioma se hizo bastante evidente cuando nos pedían escribir ensayos en francés y en el hecho de que incluso en ciencias te piden una redacción de la solución de los problemas, cosa que no es habitual en Perú.

 

 

     Conseguí pasar a segundo año de CPGE y luego integrar la escuela Télécom SudParis en la que ahora estoy. Gracias a la comprensión de mis profesores y al esfuerzo que puse durante el segundo semestre, pude pasar sin problemas.

 

     Ahora estoy en mi primer año de escuela de ingenieros (son 3 años en total). La escuela se llama Télécom SudParis y se encuentra en Evry (40 min al sur de París).s

 

Si tuviera que resumir en una frase porqué Francia es una buena elección, sería la siguiente: "Francia tiene una política de apertura hacia los estudiantes dispuestos a superarse." Gracias a las facilidades que otorga el gobierno, encontramos muchos estudiantes de diferentes continentes, todos con la misma ambición. Esto no quiere decir necesariamente que todos lo reciben a uno con los brazos abiertos. Los franceses pueden parecer distantes en un primer momento. Pero con un poco de paciencia y aprendiendo a interesarse por su cultura, se pueden crear amistades que duran toda la vida.

Tras estos 2 años de vivir en Francia, no podría estar más entusiasmado con mis estudios. Habiendo pasado la parte más difícil y teórica, las CPGE, ahora puedo concentrarme en desarrollar las habilidades de trabajo en equipo y gestión de proyectos. Esto me servirá en un mercado laboral que exige cada vez con más frecuencia una formación integral y multidisciplinaria. La clave es estar muy motivado desde el inicio, y preparado para soportar el choque inicial; luego todo cae por su propio peso.