Francia es el 3er país en acoger más estudiantes extranjeros por la calidad de su sistema de enseñanza superior así como por su diversidad y riqueza.